CARTA AL PRINCIPE EN EL CIELO


Hola Coco, ¿cómo estas?...Te escribo estas líneas al Cielo porque sé que seguís pendiente de todo lo que sucede aquí en la vida terrenal. Te cuento querido Roberto, que pasa el tiempo y cada día te extrañamos más. Porque, claro, vos fuiste un amigo sincero, leal, un tipazo. Y así como llegaste, como realizaste tantas obras de bien, así te fuiste...
Príncipe de Carlos Casares, se van a cumplir once años de aquel fatídico domingo cuando poco después del mediodía ocurriera tu accidente. Lo tengo bien grabado en la memoria: sé
Produjo un silencio sepulcral y respetuoso como jamás haya sucedido en el automovilismo deportivo. Ese silencio marcaba el respeto, el afecto, marcaba el cariño que todos sin excepción sentíamos y sentimos por vos. Y así como se acallaban los motores, se silenciaban dos vidas: la de Roberto José Mouras y horas después la del “Huevo” Amadeo González.
Roberto, ¿por qué me dejaste aquel mediodía de Lobos con las ganas de cantarte como tantas veces el “! Ganó, ganó y ganó!...Gano Roberto José Mouras acompañado de Amadeo “Huevo” González”?...Es la pregunta sin respuesta, pero paso a contarte, mi querido Príncipe, que hace unos días estuve con tu madre Inés, y con tu hijo Robertito, al cual vos no conociste. Que esta lindo, grande, tiene 10 años y juega tenis. No tiene pasión por los autos como vos ¿eh? Pero es tu hijo, Roberto. Y bueno, vivimos momentos emotivos en Quemú-Quemú, La Pampa, donde se te realizo un homenaje con la presencia de los autos más famosos de la historia del TC, tu chevy de 1976, el “7 de Oro”, y la cupé Dodge de tu primer Campeonato, además de la Galera de Los Emiliozzi y otros autos históricos.
Y te cuento que el 28 de diciembre en mi pueblo natal, en mi Winifreda, La Pampa, donde vos lograste tu primer cetro con ese Dodge, acompañado de José Luis Riga y con la mecánica de Wilke-Pedersoli, se conmemorara aquel titulo y aquel primero de los últimos dos Grandes Premios en la Historia del Turismo de Carretera, que organizo el Club Social y Deportivo Winifreda.
Mi querido Coco, para terminar esta carta quiero decirte que el Turismo de Carretera y el automovilismo argentino están pasando por un momento excepcional. Te digo, te cuento, que en días mas se ha de definir un muy disputado torneo de TC, la categoría más popular, la mas amada en la Republica Argentina. Serán protagonistas de esto Guillermo Ortelli, el actual campeón; Cristian Ledesma, un talentoso joven de Mar del Plata; nada menos que el “Gurí” Omar Martínez, y quien corriera en tu contra en tantas ocasiones, el siempre vigente Ernesto “Tito” Bessone. Justamente Ortelli y Ledesma llevan preparación de alguien muy caro a tu persona, Jorge Pedersoli, que fue tu gran amigo y preparador de toda la vida.
Te cuento estas cosas, “Toro”, porque yo se que a vos siempre te gusto enterarte de todo lo que sucede. Y ya en la despedida de esta carta y antes de que se cierre la bóveda celestial, encarecidamente te ruego le hagas llegar nuestro recuerdo permanente a quien fuera tu fiel acompañante y que se marchara algunas horas después que vos, Amadeo “Huevo” Gonzáles. Desde aquí, desde la revista Campeones, los recordamos con mucho cariño, con mucho afecto. “Toro”, hasta un próximo encuentro, ya sea a través de una nueva carta o como Dios lo disponga. Te queremos mucho, Príncipe de Carlos Casares.
Hasta el próximo martes, si Dios quiere, Campeones.

Carlos A. Legnani
Fuente Revista Campeones